El rostro humano

1 Octubre 1998 - 15 Septiembre 1999

 

 
  • Ver galería
El rostro humano

EL ROSTRO HUMANO

¿Alguna vez nos hemos parado a pensar que aunque nos veamos diariamente frente a un espejo hay muchas facetas de nuestro rostro que se nos escapan? Por ejemplo, ¿sabíamos que su musculatura es la más completa del reino animal? ¿Que su coloración no es siempre uniforme y responde a aspectos relacionados con el clima? ¿Sabíamos que no es perfectamente simétrico, que si lo dividiéramos en dos mitades, cada una de ellas sería diferente? Comprender la complejidad y riqueza que encierra el rostro humano es el objetivo de la Exposición Temporal «El rostro humano» inaugurada en el mes de Octubre en el Parque de las Ciencias. Más de 20 Experiencias Interactivas nos ayudan a conocer los distintos aspectos del rostro desde perspectivas como la anatomía, fisiología, etología, psicología, geografía, teatro, etc. Es además, la primera vez que un Museo de Ciencias expone en España una pequeña colección pictórica de retratos.

El rostro supone tan sólo una octava parte de la altura de nuestro cuerpo, sin embargo en él se localiza gran parte de nuestro modo de comunicarnos con los demás. Cuatro de los cinco sentidos están en el rostro: oído, vista, olfato, gusto. Más de 30 músculos diferentes son utilizados para realizar una gran variedad de gestos. En la Exposición se puede saber donde están localizados y como actuan, a través de un programa interactivo.

La gestualidad de un rostro es compleja. Además de los gestos habituales, las personas se comunican con otros signos más sutiles. Las pupilas, por ejemplo, se dilatan con la luz, pero también ante la contemplación de algo agradable. Por eso la belleza femenina se provocaba antiguamente con Belladona, una sustancia que dilataba las pupilas.

La fisonomía de un rostro depende también de la morfología del cráneo. Millones de años de evolución han producido cambios que han afectado sobretodo a la relación entre el tamaño del cráneo y el del rostro. Achatamiento de la cara, aumento del volumen craneal, abombamiento de la frente, mejillas menos protuberantes, son algunos de los cambios que ha experimentado el cráneo desde el Australopithecus hasta el homo sapiens actual. La estructura ósea femenina presenta también diferencias respecto a las de los varones: líneas gráciles, con las cejas más arqueadas, labios más gruesos y ojos ligeramente más grandes.

El rostro es el resultado, además de una adaptación al medio. En los climas secos y fríos, una nariz larga facilita la humidificación del aire antes de llegar a los pulmones. En los climas húmedos son frecuentes las narices achatadas. El color de la piel responde al grado de intensidad luminosa: a más luz, más melanina y la piel se torna más oscura. Existen otras diferencias morfológicas como los ojos rasgados de las poblaciones mongoloides, los labios gruesos de los negroides o la pilosidad facial de los australoides.

El rostro es también un elemento de adorno y ornamento. En las sociedades tribales la decoración del rostro tiene una connotación ritual. Los indios Thompsen de las Montañas Rocosas de Norteamérica se ponían pintura roja para protegerse del frío. Los hombres de Nuba de Sudán indican su posición social mediante figuras geométricas y formas de animales dibujadas en el rostro. En la actualidad se conservan ciertas formas de maquillaje como el color de los labios, la sombra de ojos, los rimmel de las pestañas…

"En pocos centímetros cuadrados de un rostro, un hombre encuentra sitio para los rasgos de todos sus antepasados, para las expresiones de toda su vida y para sus deseos" decía el filósofo Ralph Waldo Emerson. En cada rostro se condensa una experiencia, una cultura, una civilización. Cientos de miles de rostros diferentes se reparten por el mundo, diferentes en función de las facciones que los constituyen, los sentimientos que los animan, el clima en el que viven, los adornos con los que se cubren, las convenciones sociales que adoptan… La exposición Temporal "El rostro humano" inaugurada en el mes de octubre en el Parque de las Ciencias se acerca de una forma multidisciplinar e interactiva a estas muchas maneras de ver y comprender el rostro humano.


Módulos interactivos

  • Reconocerse por los cinco costados
  • Anatomía muscular de la cara
  • Reconocimiento de un rostro
  • Caricaturas
  • Evolución del rostro humano
  • Rostros imaginarios del entorno
  • Ordenar fotografías según la edad
  • Máscaras
  • Perfiles
  • El reflejo de la edad del rostro
  • Observación en detalle de la superficie del rostro
  • Los signos de la comunicación
  • Construir un rostro a partir de sus elementos básicos
  • Sobre la simetría del rostro
  • Adornos del rostro
  • Razas
  • El cerebro como controlador del rostro
  • Química y cosmética
  • La sonrisa
  • El rostro humano en la pintura
  • Acciones musculares


Poder vernos en una televisión por los cuatro costados gracias a un juego de cámaras estratégicamente colocadas, verificar la simetría de nuestro rostro con un programa informático, ver la textura de nuestra piel a través de una lente de gran aumento, consultar un diccionario de sonrisas e incluso disfrazarnos de forma virtual en un espejo interactivo, son algunas de las experiencias que se pueden realizar en la Exposición.

Una serie de holografías muestran la evolución del cráneo desde el Australopitecus hasta el Sapiens actual.

La Exposición incluye una pequeña Galería de Arte en colaboración con el Museo de Bellas Artes de Sevilla y el Patronato de la Alhambra, un espacio de audición sobre el rostro en la Poesía, un laboratorio infográfico para la manipulación digital de rostros y otras actividades esporádicas con mimos y caricaturístas.
 

Galería de Arte

Se expondrán las siguientes obras de arte sobre rostros:

Patronato de la Alhambra y Generalife

  • Retrato de Angel Barrios - John Sargent
  • Retrato Guarda de la Alhambra - Desconocido

Museo de Bellas Artes de Sevilla

  • El Ñuguito - Javier Winthuysen
  • Yo, Villegas - José Villegas
  • El alquimista - Francisco García Gómez
  • Retrato de la Marquesa de Peñaflorida - A.M. Esquivel

Actividades complementarias

  • El rostro en la Poesía: espacio de audición de poemas sobre el rostro
  • Laboratorio infográfico para la manipulación de rostros
  • Caricaturistas en vivo
  • Mimos

Es una exposición producida por la Domus. Casa del Hombre. La Coruña

COLABORAN

  • Patronato de la Alhambra y Generalife
  • Museo de Bellas Artes de Sevilla