Objetivos de Desarrollo Sostenible

El Parque de las Ciencias reconoce e integra en su filosofía de funcionamiento los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) establecidos en la Agenda 2030 de las Naciones Unidas

 

ods
 

La Agenda 2030 de las Naciones Unidas establece 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible, un plan de acción a favor de las personas, el planeta y la prosperidad, que también tiene la intención de fortalecer la paz universal y el acceso a la justicia.

La salud y la vida son ejes de la actividad del centro, dentro de los cuales se divulgan aspectos como la revolución genética de la alimentación en el Pabellón Viaje al Cuerpo Humano. Esta área expositiva dispone de un módulo enfocado a la toma de hábitos de vida saludables por parte de las personas.

Además, el Parque de las Ciencias aproxima cada año a escolares la recogida de aceituna de los olivos centenarios de los que dispone el museo, junto a las técnicas tradicionales de elaboración del aceite de oliva en la almazara, componente fundamental de la dieta sana por sus propiedades antioxidantes.

La educación y el conocimiento es objetivo básico desde la concepción del Parque de las Ciencias en 1995. El acceso a la cultura científica para todas las edades y la democratización del conocimiento junto a la generación de vocaciones científicas entre las niñas y niños. Como centro de divulgación de ciencia, tecnología e innovación, el interés de las más jóvenes por las carreras STEAM es otra de las metas del Parque de las Ciencias. Para conseguirlo, es fundamental dar a conocer la labor de las científicas y reivindicar el papel de las mujeres en la ciencia.

En el capítulo de la sostenibilidad ambiental y energética, las instalaciones del museo incluyen una red de reciclado de agua, que permite el riego de los jardines y recorridos botánicos. El Parque de las Ciencias se convierte en soporte real de estos enunciados tanto desde el punto de vista arquitectónico como de la divulgación. El centro cuenta con la mayor instalación fotovoltaica de integración arquitectónica de Andalucía, además de otras infraestructuras que contribuyen a la eficiencia energética, como los paneles continuos que envuelven la fachada y la cubierta del edificio Macroscopio, construidos con hormigón reforzado con fibras de vidrio que funcionan como aislantes térmicos y acústicos.

Dentro de la filosofía de ‘Museo Verde’ y sostenible, el Parque de las Ciencias desarrolla una estrategia para reducir el uso de envases de plástico y sustituirlos por otros menos contaminantes en toda su oferta de productos.

La sensibilización del público es también fundamental en este capítulo para contribuir a la eficiencia de los recursos más allá de las instalaciones del museo. Por ello, el Parque de las Ciencias organiza visitas guiadas y talleres que exponen las áreas de energía del museo y las cubiertas fotovoltaicas.

La lucha contra el cambio climático y global es un pilar de acción del Parque de las Ciencias que implica a todos los departamentos, actividades y espacios expositivos. El museo andaluz forma parte del proyecto ‘LIFE Adaptamed’, a través del cual se ha organizado la microexposición ‘Cambio climático, cambio global. ¡Tómatelo en serio y actúa!’, una iniciativa que mediante experimentos contribuye a divulgar, por ejemplo, cómo se produce el deshielo de los polos o el aumento del nivel del mar.

El BioDomo, la ventana a la biodiversidad del Parque de las Ciencias, representa los hábitats tropicales, aquellos con mayor variedad de especies, pero a la vez los que sufren con más fuerza los efectos del cambio climático y del impacto de la actividad humana. Este espacio no solo recrea las áreas del Indo-Pacífico, fomentando la conservación y el conocimiento de sus especies marinas, también trabaja en la concienciación en torno a la protección de los mares y océanos gracias a talleres que detallan el fenómeno de la polución por plástico o la desaparición de biodiversidad a causa de la contaminación.

Como acuaterrario, el BioDomo también trabaja en torno a las franjas terrestres especialmente amenazadas, como son las junglas del sudeste asiático, Madagascar o la Amazonia, repletas de vida, pero a la vez en constante declive. Así, esta área del museo divide su actividad en tres capítulos: conservación, educación e investigación; con la concienciación como núcleo de las tres líneas de acción.

Más allá de la contribución a la comunicación de la ciencia, el museo se ha convertido en uno de los motores relevantes de la economía andaluza, generando un impacto económico directo e indirecto en el entorno. El Parque de las Ciencias diversifica y descentraliza la oferta turística de una de las ciudades con mayor peso del sector turístico de Europa, como es Granada, contribuyendo así a una reducción del impacto de la masificación turística. Con más de 700.000 visitantes anuales, el museo se ha convertido en el tercer hito turístico de la ciudad de Granada tras la Alhambra y la Catedral. Más de un tercio de las personas que accedieron a sus instalaciones con entrada individual se habían desplazado expresamente a la capital para visitarlo, lo que le otorga un papel esencial en la amplitud de la oferta turística y el aumento de la estancia media.

La actividad del Parque de las Ciencias genera más de 600 empleos directos, a los que suma la generación anual de más de 200 puestos de trabajo indirectos en torno a su actividad.