El Pabellón Cultura de la Prevención del Parque de las Ciencias prevé recibir 400.000 visitas anuales

28/11/08  

El Pabellón Cultura de la Prevención del Parque de las Ciencias prevé recibir 400.000 visitas anuales

El Consejero de Empleo de la Junta de Andalucía, Antonio Fernández, ha presentado el nuevo pabellón, el único centro sobre cultura preventiva en España.  

presprevencion1
  • Ver galería

En la vida cotidiana estamos expuestos a una diversidad de riesgos. Promover la cultura preventiva y la concienciación social frente al complejo mundo de la siniestralidad, haciendo uso de las nuevas tecnologías y los testimonios de expertos y afectados, es el objetivo que persigue el Pabellón Cultura de la Prevención, diseñado en colaboración con la Consejería de Empleo de la Junta de Andalucía. Se trata del único centro sobre cultura de la prevención que existe en España y el tercero que se ha creado en Europa con esta finalidad, junto a los centros de Tampere (Finlandia) y Dortmund (Alemania).

El Consejero de Empleo de la Junta de Andalucía, Antonio Fernández, ha presentado hoy este espacio innovador, ameno y didáctico, donde el visitante conoce los riesgos a los que está expuesto, no sólo en el ámbito laboral, sino también en el hogar o en la carretera, y en general, en la vida cotidiana. En el acto, el Consejero ha explicado que este pabellón, en el que se han invertido más de seis millones de euros, prevé alcanzar las 400.000 visitas anuales. También ha destacado que forma parte de la Red Europea de Museos de Prevención de Riesgos Laborales, coordinada por la Agencia Europea de la Seguridad y Salud en el Trabajo.

En una superficie de 1.459 metros distribuidos en dos plantas y más de 90 módulos expositivos, el visitante puede sentir la vibración de una carretilla y el vértigo desde un andamio, puede analizar los decibelios de determinados ruidos y someter la mente al silencio en un túnel, pero también puede ver el efecto ralentizado de su cara ante un accidente de coche, entre otras muchas sensaciones. Los cinco sentidos, al servicio de la percepción del riesgo mediante experiencias interactivas, algunas de ellas realmente sorprendentes.

Contador de accidentes. Muestra el número de accidentes de personas en España a tiempo real, sumando accidentes de tráfico, laborales y domésticos y reflejando la idea del importante volumen de accidentes que sufren las personas en el conjunto de su actividad diaria bajo el lema “Ayúdanos a parar el contador”.

Siniestros por velocidad. Puesta en escena de un coche accidentado en siniestro total, acompañado del testimonio de su víctima, quien aunque se ha recuperado, ha tenido que cambiar algunos aspectos de su vida cotidiana.

Homenaje a la silla. La causa número uno de accidentes siguen siendo los “sobreesfuerzos”, en los que la lesión de espalda es su consecuencia. Somos víctimas de la mala postura, aunque sea sedentaria. La columna y la evolución de la silla contextualizan en este módulo el problema.

Cascos. Los cascos simbolizan el mundo de la prevención. Aunque su diseño difiera según el riesgo, todos comparten un mismo objetivo. Es un homenaje a una pieza que va más allá de la estética.

Universalidad del riesgo. Audiovisual que presenta a personas famosas relacionadas con el mundo de la prevención desde muy distintas órbitas: el cine, la ciencia, la política o la investigación.

Propósitos. El “árbol de los deseos” es un espacio destinado a la participación de los visitantes, ya que se les invita a escribir en un mensaje aquellos riesgos a los que están expuestos.

Sala Explora. Los más pequeños también tienen su espacio en el Pabellón Cultura de la Prevención, y es que la concienciación social frente a la siniestralidad debe empezar desde la infancia. La Sala Explora comienza con un guiño a los adultos, mediante el efecto Gulliber, al trasladarles la visión de los niños cuando intentan alcanzar una mesa o una silla, sin percatarse de los peligros. A la vez se juega, se aprende educación vial y a reconocer las escenas con más riesgo en el hogar, en la calle y en el parque.

Antes de llegar a la planta baja, se presenta un paseo histórico por los hitos más importantes de la prevención en el mundo del trabajo. El visitante se acerca a los grandes momentos históricos en los que el trabajo ha supuesto un  elemento de transformación para la humanidad. Por ejemplo, las leyes sobre la seguridad ya existían desde la Edad Antigua, cuando se advertía con escritos en piedra a la entrada de las ciudades.

Itinerarios expositivos por los distintos agentes de riesgo:

Agentes Mecánicos. El visitante percibe en los distintos módulos desde las consecuencias de un inadecuado apilamiento o  almacenamiento de materiales, hasta los posibles cortes o lesiones provocados por el uso de herramientas peligrosas, improvisadas o  en mal estado.

Agentes Físicos. El ruido ocupa un lugar especial dentro del itinerario, en su dimensión social y laboral. Es un problema hacia el que la Unión Europea y las  Administraciones Central, Autonómica y Local muestran gran preocupación. En este recorrido también destacan las vibraciones y los distintos tipos de radiaciones.

Agentes Químicos. Son objeto de un tratamiento estructurado, que permite al visitante autoevaluar su capacidad para interpretar el etiquetado de una sustancia química y conocer los diversos efectos nocivos que pueden acarrear este tipo de sustancias y compuestos sobre el cuerpo humano.

Carga de Trabajo. Los módulos expositivos alertan del riesgo que acarrea la  manipulación de cargas si superan los límites de peso o se manipulan de forma incorrecta, así como las consecuencias que en una sociedad sedentaria tiene la adopción de posturas inadecuadas y  la ausencia de ejercicio.

Agentes Psicológicos y Sociales. La insatisfacción como riesgo psicosocial derivado de unas condiciones de trabajo y vida poco participativas, no creativas ni enriquecedoras, son objeto de  actividades grupales y motivadoras, que permiten contrastar, en la  medida de lo posible, la diferencia de estímulo entre la pertenencia a organizaciones y grupos con clima organizacional rico o pobre.

Toda la visita puede ser también “a la carta”. Para ello, se facilita a los visitantes “Mi recorrido”, que propone un itinerario temático por determinados módulos según un listado de profesiones: agricultura, construcción, servicios, pesca, minería e industria. La distintas propuestas de recorrido responden a una hora de visita.

El recinto cuenta con un espacio destinado a exposiciones temporales, desde series históricas de elementos o equipos de protección Hasta la evolución del trabajo en distintas profesiones.

Las efemérides internacionales, europeas o  nacionales, tales como “El día de la mujer trabajadora”, “La semana europea de la seguridad”, “El día del trabajo” o “El día del escolar”, son algunas de las temáticas que se abordarán en las exposiciones temporales.

El pabellón completa su oferta con aulas-talleres dirigidos tanto por educadores especializados como científicos de prestigio, con el fin de convocar monográficos de prevención ligados a riesgos específicos o nuevas medidas preventivas. También sirve de lanzadera para formación en proyectos que supongan avances divulgativos de penetración y consolidación de la prevención entre diversas instituciones públicas o privadas, tales como “Aularios preventivos” o “Aprender a crecer con seguridad”.

El contenido del pabellón se materializa mediante elementos comprensibles, como simuladores y otras experiencias directas. Así, el visitante puede sentir la diferencia de riesgo entre cocinas ergonómicas o no, el valor de una señal olfativa o la percepción de un terremoto a distintas escalas.

Entre otros muchos contenidos singulares se encuentra el fuego, por su transversalidad con otros riesgos y su importancia social y laboral. Los hábitos saludables en la vida y en la empresa, la señalización, el socorrismo, el cuerpo humano y la prevención en el cine, en la literatura y en el deporte también destacan dentro de los contenidos expositivos del Pabellón Cultura de la Prevención. La cultura de la prevención será una obra cuyo guión tenemos que escribir entre todos.

Viernes, 28 de Noviembre de 2008

Parque de las Ciencias
Granada.